«

»

Dic 26

El plasticado

Esta modalidad de cuentapropista surgió como resultado de una costumbre asumida por todos los cubanos, y su demanda se repite en todas las provincias del país. El servicio de ‘plasticado’ es un trabajo sencillo, fácil y necesario.

Consiste en cubrir con plástico duro y transparente, todo tipo de documentos y carnets, de modo que queden protegidos y que la cobertura fundida en sus superficies permita la lectura o apreciación de los mismos sin que el documento sufra daños o deterioros.

El clima húmedo de Cuba, el constante uso de los documentos o su exhibición en lugares expuestos a la intemperie, hace que todo cubano se vea obligado a proteger de manera extraordinaria los diferentes documentos y carnets que le acompañan en su vida cotidiana, encontrando en el plasticado un especial aliado.botellas-150x150

Hay documentos oficiales como el Carnet de Identidad y la Licencia de Conducir, que ya son entregados con cubiertas protectoras de plástico, adheridas permanentemente a las caras del documento. El resto de los documentos oficiales no están protegidos por estas coberturas transparentes.

Aquí la inventiva del cubano ha jugado un papel trascendental, los cuentapropistas han resuelto la situación con un método sencillo, logrando resultados similares a la cobertura profesional del Estado, lo que les permite ‘plasticar’ cuanto documento o certificado resulte necesario.

El trabajo de quienes se dedican a esta labor es muy eficiente. La máquina de plasticado se obtiene con la adaptación de dos planchas eléctricas para ropa y dos láminas de metal, las planchas sirven para trasmitir calor a las laminas de metal, hasta lograr la temperatura necesaria que permita fundir las pequeñas láminas de nylon con que se cubren los documentos.

Basta presionar las planchas de metal entre ellas, mientras que en el centro permanece el documento cubierto con las dos finas láminas de plástico, que con el calor de las planchas se funden suavemente alrededor del documento hasta formar un todo único con cubiertas duras y transparentes.

El equipo de trabajo

El equipo de trabajo se completa con una tijera para recortar los bordes del plástico fundido y recuperar la forma original del documento. El resultado se asemeja a la cobertura oficial, permite ver todos los detalles del documento protegido y evita la acción del desgaste natural o del deterioro a que están expuestos por su manejo y utilización.

 

Los trabajadores de esta variante de cuentapropistas han logrado tal especialización en sus funciones que ya extienden sus servicios de plasticado a fotografías o títulos de estudios. Al existir una escasez de marcos decorativos, la exposición de estos documentos se resuelve con un plasticado de gran tamaño, que con algunos elementos decorativos simula la existencia de un marco protector a su alrededor y permite su exhibición. Así en provincias como Las Tunas y Holguín, comienzan a aparecer fotos familiares en las casas protegidas por este sistema decorativo, o licencias y títulos en oficinas y pequeños negocios que son aseguradas en las paredes con el novedoso sistema de protección.

Esta opción de cuentapropistas no es una licencia de las clasificadas como restringida, es fácil de obtener y garantiza una clientela segura, puesto que la vida cotidiana del cubano le asocia a muchos documentos que deben ser protegidos y que tienen un valor no perecedero.

Dentro de los precios del mercado, el nivel de costo de este tipo de pequeña producción es muy bajo y los precios para el público se mueven en unos niveles de fácil acceso para todos los clientes. El trabajador no necesita de una calificación específica o de un conocimiento especializado para desarrollar tal actividad.

El movimiento de los negocios de plastificado es constante durante todo el año, pero en especial al comienzo del curso escolar, puesto que todos los centros de estudios, desde el nivel primario, hasta el superior, vinculan a sus estudiantes con varios documentos de identidad.

El sistema de plasticado no afecta las fotos de los carnets o documentos de identificación, por lo que su confiabilidad es total. Su dependencia del consumo de electricidad obliga a ejercer su gestión en condiciones de fácil acceso a conexiones eléctricas.

Existen riesgos de quemaduras para los trabajadores por mala manipulación y para los clientes por un mal aislamiento del área de trabajo. Por ello el cuentapropista debe garantizar medidas de seguridad extraordinaria para evitar el contacto accidental con las máquinas de trabajo, puesto que los riesgos de daños por quemaduras o accidentes eléctricos siempre estarán presentes.

Un ‘plastificador’ emplea alrededor de quince minutos por pieza, siempre garantizando la temperatura acorde para evitar la falta de calor que provoca la mala fundición del plástico con lo que la cobertura se desprenderá o filtrará en poco tiempo. También debe evitar su exposición al excesivo calor que incinera el plástico y actúa como combustible, afectando el documento.

El trabajador realiza prácticas previas para determinar el calor necesario para plasticar los diferentes tipos de materiales, porque no es lo mismo el tiempo y calor necesarios para plasticar un pequeño carnet que para una enorme foto familiar o un certificado de matrimonio.

Es una buena opción para vincularse al sector cuentapropista, una posibilidad de comenzar un negocio por su cuenta y una operación rentable con un mínimo de inversión inicial.