«

»

Dic 08

Consejos para desarrollar un negocio en Cuba

El riesgo de iniciar un negocio

Iniciar un negocio siempre representa riesgos, sobre todo en Cuba donde hay tantas dificultades, porque no existen garantías de que resulte exitoso. Pero si usted decide iniciar la aventura de ser cuentapropista y realiza una buena planificación, se prepara bien y tiene conocimiento sobre su negocio, puede mejorar sus oportunidades para alcanzar el éxito. Lo primero que debe hacer es evaluar sus puntos fuertes y débiles y preguntarse si es una persona emprendedora. Si la respuesta es afirmativa tiene que saber que sobre sus hombros recaerá la responsabilidad de desarrollar proyectos, organizar el tiempo y atender todos los detalles.

 

Tiene que saber que debe establecer relaciones de trabajo con una amplia gamas de personas que van desde los inspectores hasta clientes exigentes y con todos tendrá que tener paciencia y profesionalismo para llevar adelante su proyecto.Otro punto que debe asumir es que se verá obligado a tomar decisiones sin poder consultar con nadie y muchas veces bajo presión.

Al enfrentarse con la responsabilidad de hacer avanzar su pequeño negocio tiene que tener suficiente energía física y emocional, porque trabajará en ocasiones muchas horas todos los días para alcanzar el éxito.

Aseguran muchas investigaciones sobre el tema que la mala planificación es la principal causante del fracaso de un negocio. Una buena organización financiera de horarios y producción puede ayudarle a sortear ese escollo.

Las dificultades que atraviesa Cuba pueden desgastarlo anímicamente, pero su principal motivación es que al asumir como trabajador privado usted es de los pioneros que realizan esa labor dentro de la sociedad cubana y en el momento de una reforma, usted estará adelantado al resto de sus compatriotas que laboran en la esfera estatal.

El éxito en el negocio

El éxito en los negocios nunca llega de manera automática. Y aún cuando no se basa estrictamente en la suerte, tener un poquito de ésta nunca está de más. Depende principalmente de la previsión y organización del propietario. Y aún así, claro está, no existen garantías de ningún tipo.

El iniciar una empresa pequeña siempre implica un riesgo, y las probabilidades de tener éxito son muy bajas. De acuerdo con la Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa en los Estados Unidos, más del 50% de las empresas pequeñas fracasan en el primer año y el 95% en el transcurso de los primeros cinco.

Michael Ames, en su libro “Small Business Management” [Administración de Empresas Pequeñas], plantea que las razones del fracaso de las empresas pequeñas son las siguientes:

  • Falta de experiencia
  • Falta de capital
  • Mala ubicación
  • Mal manejo del inventario
  • Sobre inversión en activos fijos
  • Malos acuerdos crediticios
  • Uso personal de los recursos económicos de la empresa
  • Crecimiento imprevisto

Gustave Berle, en su libro “The Do It Yourself Business Book” [Haga su Empresa Usted Mismo] añade dos razones más:

  • La competencia
  • Ventas bajas

Como usted puede comprobar el esfuerzo para desarrollar un negocio no es fácil tiene que recorrer un pedregoso camino. Uno de los obstáculos más grandes que enfrentan los empresarios es el menospreciar lo difícil que es emprender un negocio. No obstante, usted puede alcanzar el éxito si es paciente, está dispuesto a trabajar con entereza, y sigue todos los pasos necesarios para lograrlo.

Es verdad que existen muchas razones para no emprender su propia empresa. Sin embargo, para la persona indicada, las ventajas de poseer un negocio sobrepasan por mucho a los riesgos que éste conlleva.

  • Usted será su propio jefe.
  • Su esfuerzo y todas sus horas de trabajo le beneficiarán a usted directamente, en lugar de incrementar las ganancias de otros.
  • El potencial de ganancia y crecimiento económico es mucho mayor.
  • Emprender una nueva empresa es emocionante en parte porque implica experimentar algo de riesgo.
  • El manejo de un negocio es una fuente interminable de retos y oportunidades de aprendizaje.