«

»

Nov 14

¿Bicicletas o autos en Cuba?

Una de las modalidades de licencias para trabajadores por cuenta propia más generalizada en todo el país es la del ‘parqueador’. Por este término popular se identifica a la persona que cumple la función de celador, de vigilante temporal de los vehículos motores que los clientes dejan bajo su custodia por un tiempo determinado.

El trabajo de parqueador es fácil de ser desempeñado por personas de la tercera edad y además muy necesario en toda Cuba.

Modalidades de parqueadores en Cuba

Hay dos modalidades de parqueadores, una de ellas, la habitual, está asociada a la custodia de vehículos motores. Para este trabajo, se precisa disponer de espacios públicos donde los diferentes vehículos puedan aparcar. A veces los parqueadores negocian la renta o alquiler de los espacios con entidades estatales e inclusive con particulares dueños de parcelas de fácil acceso para los autos.

Existen dos horarios diferentes para los parqueaderos de vehículos motores. El más generalizado es el de la custodia de los vehículos por corto tiempo durante el día, casi siempre se opera cerca de tiendas, lugares públicos, centros de mucha incidencia popular e inclusive cerca de oficinas o centros de trabajo con gran movimiento de personal. Los celadores tienen una jornada laboral que combina con los horarios del resto de los trabajadores de la ciudad y las horas de mayor movimiento o tráfico de clientes coinciden con los momentos de mayor actividad laboral en otras gestiones.

 

El otro tipo de horario para el parqueador de vehículos automotrices es el de servicios nocturnos. En esta modalidad se dedica a cuidar los autos en las noches. Mientras los propietarios descansan, el parqueador protege los vehículos por largas horas.

 

Los parqueadores que trabajan en este horario, se valen tanto de parcelas en la vía pública como sitios adjuntos a viviendas o garajes. En esta modalidad no es necesario estar cerca de centros comerciales o zonas de mucho tráfico. Como la función es de protección por más tiempo, las condiciones de seguridad son las importantes y no las cercanías de lugares estratégicos. La actividad física es menos constante pero la labor nocturna es una desventaja: los horarios no coinciden con el del resto de la población.

 

Motivada por las condiciones actuales del transporte en Cuba ha surgido otra variante de parqueadores, vinculada a la custodia temporal de bicicletas y motocicletas. La bicicleta es un importante medio de transporte entre la sociedad cubana y la necesidad de parqueos especializados se impone en toda zona del país. El parqueo de bicicletas no necesita las mismas condiciones que el de automóviles, se puede desarrollar en espacios reducidos y que cuenten con una sola vía de entrada que, mientras más estrecha y controlada resulta mejor.

 

Estos sistemas de parqueos de bicicletas se hacen extensivos a las motocicletas que pueden ser aseguradas en igualdad de condiciones que los‘ciclos’ (bicicletas), pero pagando una tarifa superior.

El sistema de parqueo de ciclos no funciona de manera nocturna, los propietarios de bicicletas prefieren que éstas pernocten en sus casas y no en parqueos comunes, sin importar las medidas de seguridad o la incomodidad que esto pueda representar. Por tal característica en específico, los parqueos de ciclos siempre estarán cerca de los centros de servicios, de las oficinas públicas, de los estadios deportivos y de cuanto lugar garantice una aglomeración de personas.

Para la custodia de ciclos las normas de seguridad deben jugar un papel fundamental y no es una actividad que puede ser desarrollada por una sola persona, como mínimo deben existir dos parqueadores por negocio. El hurto de vehículos motores y de ciclos se manifiesta de manera elevada debido a las condiciones actuales de crisis.

Parqueos públicos

Los parqueos públicos, si bien son garantía de seguridad para los propietarios, más de una vez han sido visitados por los amigos de lo ajeno. A veces algún delincuente simula un robo o un acto delictivo en uno de estos parqueos para atraer la atención del vigilante y dejar el campo libre a los verdaderos ladrones que acuden a cometer su fechoría, al menor indicio de que el celador ha descuidado el resto del parqueo. Por eso el mínimo de dos personas es necesario.

Estos servicios de parqueo, por lo general son remunerados con una tarifa fija, no se cobran tarifas corridas que se incrementen de acuerdo al tiempo de uso del parqueo. No importa si se utiliza quince minutos o una hora, siempre se paga lo mismo. Igual pasa con los servicios nocturnos que mantienen un precio constante. Pero esta costumbre debe cambiar y establecerse precios progresivos y proporcionales al tiempo de empleo de la facilidad del parqueo.

Una nueva modalidad comienza a aparecer entre los parqueos nocturnos. El servicio se ha extendido para motocicletas, algunos cuentapropistas se desarrollan como parqueadores nocturnos de motos y por vivir en la planta baja de las edificaciones han transformado la sala de sus casas en espacios de parqueo nocturno para el cuidado de este tipo de vehículos.

La demanda de parqueadores es alta y dista mucho de estar cubierta con las actuales ofertas, la combinación del servicio de parqueo de ciclos con actividades de reparaciones menores se ha vuelto popular, combinación que se manifiesta también en el servicio de fregado de autos en los propios parqueos, en la medida que la oferta se combina, el movimiento del parqueo es mayor.

Las modalidades de los parqueadores se encuentran abiertas, con posibilidades de obtener licencias y es un trabajo de fácil desempeño, no necesita de amplios gastos para iniciar y se puede garantizar con un mínimo de recursos disponibles. Una buena posibilidad para desarrollarse en el mercado de los cuentapropistas.